La caliza, o roca calcárea, es una roca sedimentaria compuesta mayoritariamente por carbonato de calcio, generalmente calcita, aunque frecuentemente presenta trazas de magnesita  y otros carbonatos. También puede contener pequeñas cantidades de minerales como arcilla, hematita, siderita, cuarzo, etc., que modifican (a veces sensiblemente) el color y el grado de coherencia de la roca. Es una piedra apta tanto para su colocación en exteriores como interiores,

Debido a su gran resistencia y solidez, la piedra se ha utilizado a lo largo de los años para grandes construcciones en todo el mundo, construcciones que se han mantenido en pie con el paso del tiempo. Su solidez, junto con la belleza y estética, son las razones por las que números ayuntamientos, hoy en día, incluyen en sus planes urbanísticos la piedra como material en la construcción de murallas, miradores, pavimentado de calles, zonas peatonales…

La piedra es el material de construcción más antiguo que se conoce.

La piedra es muy resistente al paso del tiempo, es un buen aislante de la temperatura y de humedad, razones por las que ha sido y sigue siendo utilizada para la edificación y decoración de construcciones.

Por sus distintas y variadas medidas, la piedra CALIZA DE LA MANCHA, tiene diversas aplicaciones como revestimientos de fachadas, decoración, solados…